Jornadas de reflexión

16 06 2008

Estos días dan mucho que pensar, y lo mejor es decidir bien lo que vamos a estudiar al año que viene, descansar, leer y escuchar música.

(Discos multimedia de la UCM)

Entre los libros que voy a comenzar ahora, Camino de Perfección y El Tragaluz, de Baroja y Buero Vallejo. En música, recomiendo el último disco de Coldplay, “Viva la vida or Death and all his friends”. Si habeis seguido a Coldplay desde sus inicios, notareis la gran evolución que han sufrido, y que por lo menos para mí ha sido satisfactoria.

(Viva la vida or death and all his friends)

Un breve análisis de sus temas:

Con Life in Technicolor, Coldplay no tendrá ya excusa para comenzar un concierto con una melodía que te lleve hacia un climax. Cemeteries of London es de las mejores del álbum, genial…; Lost! es una de las más sorprendentes, con influencias de Justin Timberlake. Chinese Sleep Chant es perfecta para relajarse o alegrarse, junto con Lovers in Japan y Reign of love. 42 y Yes son más parecidas a sus álbumes anteriores, la primera a X&Y y la segunda a AROBTTH. Viva la vida es un canto, representa muy bien la portada del álbum homónimo. Violet Hill es un single bastante potente, pasará a los clásicos de la banda. Strawberry Swing es de mis favoritas, altamente recomendable, aunque, para mi, la primera a escuchar es Death and all his friends, es totalmente magnífica. El álbum se cierra con The escapist, que comienza como la primera del disco.

En conclusión, tras esta vaga y pobre descripción os invito a escuchar el álbum y disfrutarlo, porque ciertamente lo merece.





Hace mucho tiempo…

15 06 2008

Antes que nada, quiero pedir disculpas por abandonar tan descaradamente el blog, pero las circunstancias (Selectividad) me excusan. 

¿Qué puedo escribir ahora? ¿Qué siento? ¿Qué hago?

Tras hacer los 7 exámenes de las Pruebas de Aptitud para el Acceso a la Universidad (PAAU), las cuales fueron, a mi parecer, de un nivel asequible, y relativamente fáciles, ahora mismo estoy completamente libre y descansado, por eso me voy a dedicar al blog como se merece.

¿Cómo me fueron los días de la selectividad?

La verdad, los días de antes fueron los peores, los nervios me hacían quedarme estudiando hasta tarde y no descansar como es debido, aunque siempre sacaba tiempo para tomar una cervecita en el bar de en frente del Insituto. El día 9 por la noche, la víspera, salí a despejarme a la calle, y repasé Historia y Literatura hasta aproximadamente la 1.30 a.m.

El día 10 me levanté a las 6.00 a.m., tomé una ducha de 10 minutos, me lavé y relajé pensando en lo que me esperaba. Desayuné poco, un simple tazón de cereales, y tras vestirme sin hacer ruido, preparé mi DNI, mis apuntes y mis bolígrafos. Había quedado esa mañana con mi novia y con un compañero en la puerta de mi casa, salimos hacia el Metro de Puerta del Ángel y a las 7.30 estábamos en Metro Ciudad Universitaria. Caminamos hacia el edificio de la Facultad de Ciencias Geológicas y buscamos el aula 3203. Repasamos y repasamos, pero en esos momentos es imposible, así que decidí coger mi iPod nano y ponerme a escuchar el último de Coldplay, (que por cierto cuando acabe de escuchar colgaré su respectiva opinión aquí) y a las 9.30 nos comenzaron a llamar para entrar en el aula. Entré el 5º por el apellido y me senté en la segunda fila, junto al pasillo. A las 10.00 nos repartieron los exámenes de la primera materia, Lengua Castellana y Literatura II. Un texto de Fco. Umbral y “El romanticismo”, y en el reverso un ensayo y “La poesía de posguerra hasta los años 60 inclusive”, con lo que me decanté por la segunda. En historia, 4 temas cortos y un texto de Fernando VII al comienzo del Trienio Liberal.

Tras estos exámenes definitivamente me relajé, supe como era y lo que me esperaba. Aún así, tras hacer Inglés a las 16.00, me fui a casa, solamente para repasar Física y un poco de Química. La rutina se hizo patente y a las 7.30 estaba allí. Ambos fueron fáciles y tras esa mañana solamente repasé y me leí Biología y Matemáticas II, las últimas. Ambas también fueron relativamente fáciles, y alrededor de las 12.50 salí del aula, suspiré y me tiré al suelo, lleno de alegría. Todo había acabado. Tras eso, fiesta.

¿Y ahora, qué?

Ahora hay que esperar hasta el 23 de junio para ver las calificaciones, pero eso ya no traerá tanta cola como lo anterior. Ahora toca descansar.