Preuniversitario

27 06 2008

Pues por fin acabó todo, y ya solo falta que me admitan en la Facultad de Ciencias Físicas de la UCM.





LHC

17 06 2008

¿Qué es LHC?

Si algo ha dado de que hablar estos últimos meses ha sido la puesta en marcha del Large Hadron Collider, un gran colisionador de hadrones, partículas que son susceptibles de experimentar las fuerzas nucleares, como por ejemplo los protones. El caso es que esta maravilla de la ingeniería pretende recrear a nivel elemental y subatómico el Big Bang, colisionando protones a altas velocidades y observando los resultados.

Todo es hasta aqui un experimento, no uno corriente, puesto que es el mayor experimento jamás realizado, pero al fin y al cabo un experimento. Muchos no-físicos, y no-científicos, como los periodistas ( Si hay una carrera en la que solo aprendes a hacer como que sabes de todo, esa es periodismo) están creando una gran expectación en torno a la posibilidad de que se cree un agujero negro y nos devore a todos en cuestión de horas.

Se ha especulado sobre la posible generación de agujeros negros en el LHC que implicaran la destrucción del mundo ¿Es esto posible?

Es verdad que se podrían crear, pero la peligrosidad sería mínima. Esto se ha estudiado con mucho detalle. Los miniagujeros negros se disipan muy rápidamente.

Enrique Fernández. Director del Insituto de Física de Altas Energías de la UAB.

El caso es que, si alguien quiere hacerse un armario, llama a un carpintero. Si alguien quiere hacerse unos zapatos, a un zapatero. Si quieres pan, al panadero. Pero si quieres física, parece ser que puedes llamar a cualquier persona. Cosa curiosa.

Científicos de prestigio han declarado que no hay tal peligro, si bien es cierto que se puede crear un proto-agujero negro, la vida de éste será efímera, oponiendose a los alarmistas que afirman que existe un 75% de probabilidad de morir.

Vosotros, ¿Qué opináis? Yo, sinceramente confío en la opinión de la comunidad científica antes que en la de cuatro retorcidos periodistas, que buscan el escándalo para, a rio revuelto, pescar como cabrones.